domingo, 3 de julho de 2011


Da placer el frío, ayuda a no pensar. Solo escribo historias de vida que son ajenas, cuentos de situaciones que no existieron porque la realidad es insípida. Soy excesivamente cliché al hacerlo. Demasiado. Desparramo cursilerías con mis dedos. (Tecla,tecla, space. Tip,tip, taka. Onomatopeyas estúpidas. Dos horas investigando como sería el adecuado. No lo logré.) Plasmo magia , de las mas empalagosas, porque si quisiera ver algo realista simplemente viviría. Estoy aislada del universo. No me hablo con las estrellas, son tan brillantes que no me ven. No tener facebook, se siente bien. No atender el teléfono , ni contestar los mensajes. Tener tanto credito y no saber que hacer con él. Las compañias de celulares no lo merecen. ¿Con quién hablaré? Con alguien que no me juzgue, que solo quiera conversar. Temas como la magia de la naturaleza, cuando el cielo llora, grita y te fotografía. ¿Como es posible que las luciérnagas contengan esa lucecita en sus cuerpitos? Cosas así. Y que las cigarras usan melodías distintas según el sitio donde vivan. Gente que quiera saber si las nubes no son de algodón. No tengo el numero de nadie así, nadie. En la vida no soy cliché.

Nenhum comentário:

Postar um comentário